Toda mujer conoce la experiencia, encontrar un sujetador perfecto o uno que sea cómodo no es tarea fácil. A partir de una edad temprana el sujetador tiene gran importancia en nuestro sentido del bienestar y la estética. Muchas veces pasamos horas buscándolo y no es hasta el momento en que lo compramos que sabremos si nos sirve o no.

Como es algo que llevamos básicamente todos los días, éste puede tener un gran impacto en nuestra salud emocional y también un impacto en nuestra salud física (esta parte es la más desconocida). Dependiendo de la talla del contorno del torso y la capacidad de copa (volumen del pecho) hay muchos tipos diferentes de sujetadores que podemos elegir para estar bien.

Es decir, no hay que elegir el sujetador sólo por cómo se ve, si no que tenemos que ver si algo que llevamos todos los días será óptimo para no sufrir ningún daño más adelante.

Estudios recientes indicaron que un 70% de las mujeres llevan un sujetador de talla inadecuada y un 80% no sabe cuál es su talla real.

Los estudios que se hicieron sobre el efecto de los sujetadores en la salud femenina han demostrado que las mujeres que llevan sujetador muchas veces pierden la respiración profunda de los pulmones, que puede llevar a una falta de oxígeno en la sangre.

Lo que conlleva cansancio, dolores de cabeza, irritabilidad…. En muchos casos elegimos sujetadores un poco más pequeños de talla y eso puede causar una tensión muscular no deseada en los hombros y el cuello. Además, la medicina china dice que un sujetador que lleva partes metálicas interrumpe el flujo de energía a través de los meridianos y eso hace que se interrumpa la distribución correcta de energías, dando como resultado

problemas digestivos, del sistema inmune, a nivel emocional…

Síntomas frecuentes por sujetadores mal ajustados: – Cansancio –  Dolor en el cuello y hombros –  Dolor de cabeza –  Respiración superficial (no espirar con la barriga) –  Contracturas musculares

¿Cómo calcular la talla del sujetador?

La mejor opción para encontrar la talla perfecta siempre será consultar con un profesional de esa especialidad. Hoy en dia hay muchas tiendas de ropa interior, pero pocas que estén realmente especializadas, por eso la otra opción será medirse en casa antes de ir a comprarlo.

Primero, hay que saber que la talla se compone de dos partes, un número que corresponde al contorno del torso y una letra que corresponde a la capacidad de copa. 1er paso. Medir el contorno del torso: Pasa una cinta métrica por debajo del pecho y alrededor del torso. Las medidas clásicas son de 70, 75, 80, 85, 90 y siempre se busca la que es más cercana a la medida real. 2º paso. Saber el volumen de la copa: Pasa la cinta alrededor del cuerpo empezando y acabando en el esternón (hueco entre los pechos). Puedes dejar el sujetador que más te realce el busto para perfeccionar el resultado. La diferencia entre la primera medida y la segunda indicará el volumen de la copa.

Siguiendo de esta manera, escalando 2 cm. paulatinamente. También hay que tener en cuenta que estas medidas pueden variar según el país y que están hechas para un promedio de mujeres .

9 cosas a tener en cuenta a la hora de la compra:

  • Si el pecho sale por los lados, por arriba o por debajo la capacidad de copa o la talla de contorno son incorrectos.
  • En caso de tener una copa grande hay que evitar usar tiras finas o tiras que pasan por el cuello.
  • Si la parte trasera del sujetador sube, significa que es demasiado pequeño, el sujetador tiene que mantenerse a la misma altura en todo el contorno de torso.
  • Nunca debe dejar marcas.
  • Si tienes que cerrarlo en la última fila de ganchos es mejor elegir una talla más grande.
  • Si las tiras se caen del hombro o el sujetador hace arrugas es grande.
  • Es preferible comprar sujetadores sin metales (interrupción reconocida de   respiración y movilidad de costillas)   y de algodón (deja respirar la piel).  En caso contrario ambos pueden afectar  a tu salud a largo plazo.
  • Hay sujetadores especiales para hacer   deporte, no utilices los que llevamos habitualmente a la hora de practicar algún deporte. También puedes cambiar los sujetadores diarios por unos deportivos.
  • ES MUY IMPORTANTE QUITÁRSELO POR LA NOCHE O MIENTRAS ESTÉS EN CASA.