Estamos acostumbrados a escuchar todo el tiempo acerca del colesterol; que es malo, que causa infartos cardíacos, que causa problemas cardíacos. Todo esto es un MITO.

El colesterol es una substancia blanca de consistencia parecida a la cera que es producida en el hígado. Más del 80% del colesterol de nuestro cuerpo está producido en este órgano. El colesterol viaja a través de nuestra sangre y existen dos tipos. El colesterol de alta densidad y el colesterol de baja densidad.

El colesterol de alta densidad es llamado colesterol normalmente “bueno”. No existe algo como el colesterol bueno o malo. La diferencia está en la velocidad en que este colesterol viaja a través de la sangre. El colesterol de baja densidad viaja a velocidades menores. A menudo escuchamos que el colesterol causa problemas cardíacos. Esto es un MITO. La verdad es que la oxidación del colesterol causa problemas cardiacos. Existe mayor número de gente con problemas cardíacos con colesterol a niveles “normales” que gente con colesterol en niveles “altos”.

Las funciones del colesterol en nuestro cuerpo es el de producir hormonas, también sirve para sintetizar la vitamina D (indispensable para que el calcio se fije a los huesos). Sin el colesterol no se pueden producir hormonas sexuales como la testosterona o el estrógeno., tampoco se puede producir cortisona y muchas otras hormonas en el cuerpo. El colesterol es también un poderoso antioxidante, nos ayuda a luchar contra el cáncer.

La verdad es que las estatinas (medicamentos para bajar niveles de colesterol) si disminuyen los niveles de colesterol, pero NO disminuyen la mortalidad en las personas que las consumen.

Todas estas estadísticas se pueden encontrar en el “New England Journal of Medicine.”

Ahora, hablemos de las consecuencias de los medicamentos para disminuir los niveles de colesterol. Primero que nada, se daña el hígado (donde se produce el colesterol), causan también neuropatías, dolores intensos de músculos o articulaciones, fatiga muscular, problemas en el corazón (recuerden que el corazón es un músculo). También pueden causar depresión, debido a la producción de serotonina.

Inclusive en países como Estados Unidos, los medicamentos para reducir el colesterol  deben de tener la leyenda “Este medicamento no sirve para prevenir problemas cardíacos, ataques al corazón o infartos.”

Entonces, ¿para qué estamos consumiendo estas medicinas? Las células nerviosas (como las del cerebro o la medula espinal) son formadas por colesterol en un 60%.

Si usted es una persona que tiene el nivel del colesterol por encima del promedio, la pregunta no es como puedo reducir el nivel de colesterol, la pregunta sería que es lo que se puede hacer diferente para que nuestro cuerpo tenga menor necesidad de producirlo.

Muchos factores son importantes para esto, podemos mejorar: incluyendo una actitud de gratitud positiva de la vida, sonreír constantemente, respirar profundamente varias veces al día, mucha agua limpia, una dieta saludable y equilibrada, mantener nuestros cuerpos activos durante el día (además del ejercicio regular), reducción en los niveles de estrés emocional y sobretodo tener una conexión neurológica clara y libre entre el cerebro y el resto del cuerpo.

No olvidemos:

¡Cada síntoma que ocurre en nuestro cuerpo, es lo correcto creado por el cuerpo en el momento correcto!