Usain Bolt ha sido declarado “el hombre más rápido del mundo”. Aunque eso no siempre ha sido cierto, ha ganado tantas veces seguidas y durante tanto tiempo los 100 metros lisos, que el apodo de “Rayo Bolt” parece ser el más apropiado. Ya ha ganado 6 medallas olímpicas de oro, mientras en otras competiciones siempre a nivel mundial, ganó otras 8 medallas de oro y dos de plata.

En los torneos juveniles, más de lo mismo, las raras veces que no ganaba el oro, era por llegar segundo, pero nunca era un tercer lugar. Eso, en la pequeña isla de Jamaica ¡Es considerado de héroes!

Confía mucho en si mismo: “Os dije que iba a ser el número uno, y es exactamente lo que hice.” Y además de ser un deportista de élite, es humilde y cordial. “Los buenos modales son la clave. “ Imagina cómo sería si,

cuando estás creciendo te enseñan a saludar a cada persona que encuentres por tu camino, a decirles buenos días a cada uno de ellos, sin excusas.”

Pero su éxito en la pista y a nivel mundial no vino sin retos.

En su adolescencia, Bolt sufrió escoliosis. “Cuando era más joven, tener escoliosis no suponía un problema muy grande. Pero vas creciendo y eso empeora, mi colum- na tenía entonces una muy mala curvatura. Cuando empecé con mis competiciones aún no sabíamos mucho sobre el tema, y me fastidió mucho, ya que cada año me lesionaba de alguna manera”.

Bolt decidió no usar ningún tipo de corsé ni recurrir a cirugías peligrosas para corregir la curvatura de su columna, sino que decidió confiar en la quiropráctica. “He trabajado duro a lo largo de los años, me lesioné y trabajé aún más duro para recuperarme, y lo conseguí”.

Bolt utiliza la quiropráctica no solo para recuperarse más rápido después de una lesión, sino también para mejorar su rendimiento cuando está sano. “Mientras esté en buena forma, nadie me va a ganar, eso es seguro”.

El doctor Michael Douglas lleva muchos años trabajando con Bolt;

además de ser el fundador de tres Centros de rehabilitación rápida del sur de Florida, es el quiropráctico oficial del equipo olímpico Jamaicano. Lleva en este cargo desde el 1996 y tiene título en Neurología Quiropráctica. Combina técnicas quiroprácticas tradicionales con rehabilitación para lesiones deportivas para mantener el equipo al máximo de su potencial.

Como todo campeón mundial, Usain Bolt entiende que su trabajo no se termina nunca: “Pongo toda mi energía en lo que quiero hacer. Sé lo que tengo que hacer para ser un campeón, así que trabajo en ello constantemente”.

Para Bolt, la quiropráctica ha sido y continúa siendo una parte esencial de su estrategia general para permanecer sano y seguir teniendo éxito en su carrera.

 

Usain Bolt